domingo, noviembre 29, 2015

"Imán"

y


Soy seda envuelta en dulce sensibilidad,
deslumbrando sensualidad con mis encantos,
inconsciente y entreperlado es mi poder de seducción,
que con mi intenso hechizo erótico te cautivo.

Inmensa es la fuerza magnética con la que sin saber
te atraigo hacia mí como el hierro al imán energético,
conquistando tu corazón, tu mente y tus pupilas,
palpitando con ansias tu cuerpo en el deseo de tenerme.

Y pensándome entre la tormenta
vas agonizando en ti
con la lluvia derramada de tu cuerpo. 


Safe Creative #0907274170999

jueves, noviembre 26, 2015

"Carta a mi primer amor" (Relato juevero)



Aquí estoy, delante de un folio en blanco, sin saber todavía lo que te voy a decir. Para ello tengo que retroceder muchos años atrás, pensando en aquellas cosas que me quedaron pendientes por decirte, cuando aquella vez, me quedé atónita, al escuchar de tu propia voz, algo impensable para mí, y de manera tan cobarde, a través del teléfono, sin que hayas tenido el valor de decírmelo cara a cara, mirándome a los ojos, cuando me dijiste que me dejabas por otra; y, yo en aquellos instantes muda me quedé de voz, pero no mi cuerpo que te respondió con su propio lenguaje. Fueron mis ojos los que te contestaron cuando se desbordaron de lágrimas de lluvia por mi rostro y todo mi cuerpo temblaba de frío. Pero no, tú no lo viste, porque no estuviste frente a mí. ¿Qué más te daba ya, verdad?

Tantos momentos compartidos juntos, tantas risas, tantas vivencias, tantas horas, tantos días y tantos años juntos los cuales ambos aprendimos a descubrir el amor, a darnos nuestro primer beso, nuestra primera caricia, a pronunciar nuestros primeros "te quiero", "te deseo, "te necesito"; ¡tanto aprendimos juntos! ¡tanto...! ¡tanto...!

Y a partir de aquel día de tu despedida mi mundo se congeló dando un vuelco radical a mi vida. Ya no tenía tu boca para besar mis labios, ni tus manos para acariciar el lienzo de mi piel, ni para escribir en un papel aquellas cartas o versos de amor tan románticos que me escribías, y que aquel día, como tú hiciste con mi corazón, rompí, trocito a trocito, cada una de ellas; ni tampoco tenía tus dedos que tocaban las cuerdas de tu guitarra de esas melodías que compusiste para mí, ni tus abrazos que tanto me protegían, ni tu voz para cantarme canciones o susurrar palabritas y mimos de amor. Ya nada para mí tenía sentido. Nada, porque nada me quedaba de ti, solamente el corazón destrozado del adiós y el recuerdo de tantos momentos compartidos contigo.

Y cuanto más me alejaba de ti, más te olía, más te recordaba, más te añoraba, más sufría, más lloraba, más quería odiarte, de tanto como te quería y no te tenía, y más profundamente, me dolía mi corazón desgarrado por la herida sangrante durante tantas noches sin poder dormir y tantos días sin querer apenas comer, y menos aún querer vivir.

Perdida, vagando sin rumbo por las calles... vacía, sin nada que me llenara nada más que los bellos recuerdos vividos junto a ti, pero a la vez, sintiendo el desamor como un cuchillo clavado en mi pecho cortándome la respiración... sola, acompañada de mis más fieles sombras que me seguían a todas partes y no me dejaban sola ni un instante, pero ahora sé que ellas fueron los ángeles que me protegieron entonces de haber cometido una locura.

Son muchos años los que han pasado ya, y he comprendido que, con el tiempo vuelve a salir el sol y todo vuelve a su lugar, y que aquella herida sangrante cicatrizara. Cada cual emprendió su camino, pero el destino, inevitablemente, juega, a veces, malas pasadas con las vidas de las personas, y un día quiso que, casualmente, coincidiéramos de paso en un mismo lugar, y allí estabas tú frente a mí, y pude ver que los años habían hecho mella en ti, no, en cambio, en mí, que según tus ojos, se clavaron a los míos al verme, y desde el silencio, fueron los que, con su lenguaje secreto, ellos me hablaron por ti. 


Más cartas abiertas en el blog de Perla Gris.



Safe Creative #0907274170999

martes, noviembre 24, 2015

"Las sombras de sílfides"




En una habitación oscura escucho
las voces de las sílfides de aire,
etéreas, bellas amantes.

Son voces cálidas, tenúes, sublimes, vaporosas,
que llegan susurradas a tus oídos
como suaves y dulces melodías,
acunando tu alma y traspasando tus sentidos.

Sombras que simulan siluetas,
seductoras y esquivas.
Brisas perfumadas que susurran,
promesas de suprema sensualidad.

Siluetas que van tomando forma
desde el fondo de tus pupilas
hasta el contorno de sus curvas,
danzando entre la música que brota en tus ojos.

Algo más presentes, más corpóreas
ya no tan etéreas, las oigo decir:
- Estamos acá porque nos has deseado,
con tus fantasías nos has convocado.

Y aquí están, concurrentes, ante ti,
jugueteando desnudas sobre la alfombra,
envolviéndote entre tus sueños despiertos,
emborrachándote hasta la última gota con su aroma.

Bellas atrevidas, levitan sobre mí
y se dejan caer, me invitan a placeres,
que halagan todos mis sentidos.

Seducciéndote hasta alcanzar su infierno,
para ser fuego encendido,
y ceniza derramada entre sus llamas.


Demiurgo y María



domingo, noviembre 22, 2015

"Cuando te pienso"


Jadeo cuando te pienso,
trayéndote a mis adentros,
gimiéndote en mi delirio,
excitada, humedecida, 
desbordada, retorcida,
degollada en el placer más intenso
de sentirte tan adentro, 
tan hundido dentro de mí,
danzando en el falo de tu virilidad.

Y es que... ¡no puedo más!
siento que mi océano esparcido
se rinde a la dureza de tu hombría,
al sentirte tan profundamente dentro de mí.


Safe Creative #0907274170999

jueves, noviembre 19, 2015

"Burbuja" (Semana 47 de 53)



Me deseas desatado buscándome, 
cuando escuchas mis suspiros,
palpitando en intensos gemidos,
sintiéndome entre tu carne.

Me deseas con tu mirada lasciva,
 adorando mi piel desnuda, 
colmándome con dulces besos, 
teñidos de profunda excitación.

Me deseas llena de amor,
cuando abrazada a la almohada,
me acurrucas tiernamente por la espalda,
acariciando mis pechos con inmensa pasión.

Me deseas abrazando mi cuerpo,
y la noche nos vive gozando,
vibrando de intenso placer,
haciéndome burbuja entre tu boca.


Safe Creative #0907274170999

martes, noviembre 17, 2015

"A Ti, Nuestro Señor"




Ante Ti, de rodillas, Mi Amo y Señor,
marcada Tu Diosa como Tu más Fiel Sierva,
a tu siempre esclava voluntad,
prisionera del deseo de tus dominios,
obediente de tus más lujuriosas perversiones,
que me llevan al delirio del placer.

Aquí me tienes, digna de Tu Voluntad,
Mi Señor eres y a Ti me debo pues tuyas son
las marcas tatuadas en mis entrañas;
atada estoy a tus deseos, desatada de mis dominios;
desnuda en vergüenzas, perdidas las incertidumbres.
Tuya soy y en tu placer está mi gozo.
Mis límites son tus límites.



Me muestras a Tu Reina y Señora,
Dueña de tus deseos más fervientes,
incitándome a las más lascivas perversidades,
castigándome a la voluntad de tus deseos,
sometiéndome al dominio infernal del pecado,
y desde Ti descubrir el placer lésbico desconocido.

Soy yo, quien de tu silencio comprendo el juego
de hacernos nuestras pensando en Ti.
Soy yo, quién del modo más impúdico,
asciende desde sus pies hasta su vientre
arrastrando mi lengua en busca de sus aromas y jugos,
de esos que impregnen mi boca...



Agitación acelerada de mis sentidos
al escuchar tus ardientes palabras, Mi Señor,
contemplando ante las pupilas de mis ojos
la auténtica belleza de Tu Sierva Reina,
desnuda, vendada y atada para ser usada por mí,
con húmeda ansiedad arranco sus botones,
dejando al descubierto la voluptuosidad de sus pechos erectos,
succiono de ellos hasta la saciedad de tu voluntad,
lamo con apetito sus labios, bebo a sorbos sus jugos,
con mis dedos penetro su cielo infernal,
arrancándola el placer entre gemidos,
mientras a gritos me pide:
¡¡¡dame más!!! ¡¡¡más!!! ¡¡¡quiero más!!!

Paciente aguardo mi momento entre los jadeos y gemidos,
y en los "más" que pido se esconde el fuego
ese que desvelará la dulce venganza de mis deseos,
más Reina y Señora soy, más no sierva de mujer.
Pero de Ti, Maestro, he aprendido de las perversiones y las paciencias,
y en mí has sabido despertar tacto y fusta, rueda y látigos,
pues sí soy acólita de tus designios y de tus enseñanzas.
Pruebo de los dedos de tu esclava los jugos de mi propio placer
y de ellos me embebo como el veneno que resucita a la serpiente.
Siento en las erectas atalayas de mis senos
la presión de sus labios.
Goza, gime y se excita la sierva mas ahora es su tiempo,
luego, al mío se someterá.




Y mientras nos observas sentado, Tú, Mi Señor,
excitado al ver nuestros placeres más perversos,
ella más implora, yo más la doy, más gimo,
y más inyecto en ella la lujuria que en mí,
toda la que Tú, Mi Señor, me provocas,
mientras de rodillas me inclino hacia Ti,
te acercas adentrándote en mi alma de Diosa,
a probar las mieles de mis labios desbordados,
saboreando tu lengua hasta la última de mis gotas,
apartándote al suplicarte de rodillas Tu Reina y Señora,
la penetras con fuerza por detrás,
embestida tras embestida, azote tras azote, 
entrando y saliendo, saliendo y entrando,
gimiendo y jadeando exaltada entre alaridos y lágrimas,
profundamente enloquecida de placer por Tu Falo,
y yo de rodillas ante Ti, Mi Señor,
esperando la comunión de vuestra consumación,
pruebo de Tu Empuñadura vuestras mieles,
con mi boca ardiente de Diosa,
hasta ser gemido en mi garganta.



Cohabitadas todas tus ganas en mí,
aún cuando jadeo y entre mis piernas discurre Tu Savia,
ese beso que me otorgas en la frente con tu hábito exaltado,
bendice mi entrega a Ti y, en respeto y humildad,
con gracia dada, mi boca los pies te besa en pleitesía, Mi Señor.
Y mientras ella observa, deseosa de tu posesión,
erigida digna mi cabeza y mi mirada en la tuya,
Tú me otorgas los derechos sobre ella.
Santas y Maestras Tus Palabras, Mi Señor:
"Tú eres la Reina y Señora, doblégala para mí.
Ahora, ella a ti te debe obediencia...
Compláceme, Mi Sierva."
Y en mi mano entregas la fusta de castigo,
dándote las gracias por ello.
Diestra mi mano, perversa mi mente,
consentida soy.



Entregada Tu Diosa a Ti, Mi Señor Amo,
Tu más Dócil y Dulce Sierva,
Esclava de tus más perversos placeres,
en ella me entrego por Ti, Mi Señor,
en alma, cuerpo mente, piel y latido,
complaciéndote hasta mi último aliento,
para ser usada a tu antojo y capricho,
dominada por ella para satisfacer tus deseos,
en esta lujuria que me desgobierna
y me desata de inmenso placer;
a ella me entrego en obediencia por Ti, Mi Amo,
Todo y Más por Ti, Mi Dueño y Señor,
esperando de ella la fusta de castigo,
siendo para mí la del gozo consentido.



Y tú, su sometida, te inclinas sobre la mesa
con la sola orden de mi mirada.
No necesitas Su Aprobación.
Nuestro Señor te ata como solo Èl sabe, cómo Èl desea.
Cuerdas que te amarran, que acrecentarán tu obediencia.
A tu postrera me sitúo y
la fusta vuela en el aire pero solo acaricia tu piel,
Suave, calmada, precisa... se desliza sobre ella,
y Nuestro Señor, de pie ante tu cuerpo, nos observa.
La fusta baila en el aire, silba la melodía que alaba tu piel
y se estrella kamikaze sobre tu cuerpo.
Te estremeces y sin compasión,
pero como me ha enseñado Èl,
te rozo la piel una y otra vez
hasta que tus lágrimas desbordan tus ojos
y tu piel reclama benevolencia...
Y la obtiene cuando Èl, Tu Señor y el Mïo,
se acerca y eleva tu rostro.
Te ordena y abres la boca
para sentir en ella la mordaza que se anuda a tu nuca
y ahoga tus gemidos.
Seguro Èl, se acerca hasta mí, dejándome a Su Diestra.
Palmotea tu carne enrojecida y te contraes,
antes de sentir la embestida salvaje de su hombría,
de su dote... abriéndote las carnes
Y reclama mi atención.
Clava su mirada en mí...
Y en mi frente y en mis labios recibo la bendición de su boca.



Y yo, Tu Sierva, entregada adorándote y rendida,
a Ti, Mi Señor, en esta ferviente placentera agonía,
profundamente sintiéndote gozarme glorioso,
eyaculas tus aguas benditas encima de mis nalgas,
bautizando mi piel sedosa de Diosa,
sellando en ellas, con tus labios, Tu Nombre.

Mag y María Perlada

Mag - El Tacto del Pecado
y
María - Algo más que palabras




Mil gracias, Mag - El Tacto del Pecado, por haberme permitido hacer un poema dueto contigo, ha sido todo un honor para mí. En verdad eso es lo que eres, Reina y Señora del pecado, de la lujuria y perversión, pero yo te defino también como Reina y Señora del arte, la creación y de la belleza literaria erótica, para mí intercambiar versos contigo ha sido una bonita experiencia. Gracias, de corazón, Mag. Un besazo enorme.

domingo, noviembre 15, 2015

"Tus caricias"

recorren mi piel de caricias,
jugando a deslizarse por mi cuello,
cabalgando sobre mis pechos.

Tus dedos se columpian por mi espalda,
hurgando por entre mis rincones,
hasta llegar a ser mi afluente,
descalzándose en cada poro.

Tu tacto me vuelve loca,
me quema con fuego,
me vibra entre latidos,
me penetra lo mas profundo.

Tus caricias hierven la sangre de mis arterias.


Safe Creative #0907274170999

jueves, noviembre 12, 2015

"La dama y el río" (Relato juevero)



Aquel día en el campo, mientras la atractiva Mara pintaba un lienzo, escondida tras los árboles y el colorido de la hojaresca en el otoño de su mirada, cuando entre pinceladas se escuchaban los sonetos del recuerdo al caer la tarde, las luces y sonidos se entrecruzaban danzando entre la armonía; la calma, de repente, se rompió, con unos gritos que de lejos provenían.

La bella dama Mara, asustada, dejó todo, apresurándose hacia el lugar donde procedían aquellos gritos de una voz que la resultaba conocida. Tras esquivar los arbustos e ir corriendo dejándolos tras ella, encontrando frente a ella dentro del río, la cabeza y los brazos con rasguños ensangrentados de El Demiurgo, que asomaban en el agua, pidiendo a gritos auxilio, por lo que, impresionada, sin pensárselo dos veces, Mara, se zambulló con ímpetu al agua para rescatarlo.

Como corrientes de olas la fuerza de sus manos tocaron su cuerpo ahogado, agotado y semi inconsciente, de tanta tensión acumulada, abrazando su espalda, cobijándole entre su cuerpo, apretujándole con energía para llevarlo hasta aquella orilla del río sacándolo de allí.

Desmayado en el suelo El Demiurgo, y Mara reanimándole los latidos, boca a boca trayéndole a la vida, boca a boca bebiéndole su aliento, boca a boca batiéndole a la muerte, boca a boca desafiándole sus temblores, boca a boca embriagándole con el paisaje de su esbelto cuerpo, boca a boca atrayéndole con su dulce sabor, boca a boca transformándole el óxido de su interior en deseo, boca a boca ahogándole de húmeda y fogosa pasión.





Más relatos sobre argumentos oníricos, surrealistas etc, en el blog de El Demiurgo.


Safe Creative #0907274170999

lunes, noviembre 09, 2015

"Amanecer" (Semana 46 de 53)


Me arañas la espalda,
erizando mi piel,
goteando mis poros,
atando mi cuerpo a tus caricias,
brotando mi deseo encendido,
en esta locura derretida,
que me agita sin calma.

Entre tu hambre y mis ganas,
sin esperas ni pausas,
lames el placer en mi vida,
devorándome en mi ardiente agonía,
crujiendo mi alma palpitante,
perforándome hasta las entrañas,
en este lujurioso vendado amanecer.


Safe Creative #0907274170999

sábado, noviembre 07, 2015

"Emociones germinadas"




Y te vistes de rojo intenso,
como una rosa que retorna
buscando el abrigo de mi cuerpo,
la luz vence tu color intenso
girando tu talle que me asombra,
y en este bosque de deseo
moras consagrada
a florecer en mis adentros.

Y me hago pétalo entre tu tallo,
fragancia y aroma entre tu jazmín,
tengo sed de agua para mi raíz,
en mi deseo palpitante de mi jardín frondoso
refugiada entre las sombras latidas de tu alma,
abrazada al silencio más oculto del abismo,
para ser parte de ti, esencia de vida.

Me anudas a una mezcla de sensaciones
que vagan errantes por un laberinto
de locura y tentaciones,
moras en el quicio de un suspiro
que profana letanías en el silencio,
mientras gotean las peripecias
de los sentidos que tocan el cielo
y te haces fragmento de luz cálida
en una resistencia tremendamente ávida.

Enredado mi deseo entre las ramas
se viste de miel la esencia derretida
goteando entre emociones germinadas,
sellando nuestra noche entre murmullos besados
agonizando la luna que alumbra el tálamo de las flores
en nuestro jardín sembrado de ocultos placeres.


Agapxis y María Perlada


jueves, noviembre 05, 2015

¡Enamorados! (Relato juevero)



No se habían visto nunca, pero se conocían desde la distancia, se intuían, se presentían, se imaginaban, respirándose el mismo aliento de su oculto amor secreto.

Aquel día, Neo y Helen, habían preparado a la perfección con todo detalle su noche de cita a ciegas, la cual, presentían envuelta en mil tentaciones, ya todo estaba listo, las velas rojas encendidas, la chimenea ardiendo entre llamas, el ambiente estaba más que caldeado en aquella noche que se adivinaba morbosa y locamente desenfrenada en un encuentro húmedo apasionado y desnudo de pudores.

Las horas del reloj marcaron el tiempo y tras abrirse la puerta, sus miradas se clavaron entre las pupilas de sus ojos, no podían creer que estuvieran uno enfrente del otro, tan cerca robándose el mismo oxígeno, y oliendo el mismo perfume que les embriagaba drogándoles a ambos los sentidos.

Como dos amantes deseosos, Neo y Helen, comenzaron a beber del licor de sus copas emborrachándose de besos hambrientos y apasionados, sus lenguas venenosas insaciables se hundían entre la profundidad de sus gargantas, los iris de sus ojos se clavaban en cada poro descubierto.

Ambos cuerpos, por fin, estaban cerca, rozándose sus pieles en la más íntima excitación que calentaba el ambiente nocturno entre las velas encendidas, mientras las ansiosas manos de Neo iban explorando el sendero del cuerpo entre las curvas de su Diosa Helen. El tacto de las manos de Neo la hacía arder en su intensidad retorciéndola de placer, mientras sus dedos no dejaban de acariciar entre tirones su largo, sedoso y rubio cabello.

En aquellos momentos en que las agujas del reloj sacudían las horas sin detenerse el tiempo, no existía más agonía que la ardiente agitación de sus cuerpos alterados terminando en una suculenta y exquisita muerte súbita.

Pero cuando Helen por la mañana se despertó abrazada a su almohada, se dió cuenta de que Neo ya no estaba a su lado, entre sus brazos, y que nada había sucedido porque todo había sido un sueño, entonces ella se derrumbó y sus ojos comenzaron a invadirse de lágrimas en un desconsuelo sin final.

Más historias de amores las encontraréis en el blog de Alfredo


.
Safe Creative #0907274170999

domingo, noviembre 01, 2015

"Nido" (Semana 45 de 53)



¡Intensamente me provocas!
sabes cómo besar el latido de mi labio
con la lujuria de la carne de tu boca,
excitarme hasta desbordar mi nido
con el licor espumoso de tu saliva,
derretirme como una ninfa en el agua,
en un deseo infinito constante,
haciéndome perder hasta el sentido.

¡Profundamente me seduces!
cuando tocas mi punto exacto,
desfalleciendo mi equilibrio, 
que hasta las venas de mi sangre se estrangulan,
cuando tu lengua se pierde en mi sonrisa vertical,
transitando por entre los pliegues de mi piel,
penetrando hasta el último grito gemido,
hundiéndome desbocadamente en el abismo.


Safe Creative #0907274170999
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...